¿Qué son los préstamos?

HomeBusiness

¿Qué son los préstamos?

¿Alguna vez has pensado en comprarte un auto, una casa o seguir estudiando, pero no tienes el dinero a tu alcance? Un préstamo podría sacarte del apur

E-commerce se alista para una gran temporada navideña
Ventas minoristas hilan dos meses al alza
Cyber Monday 2021: ¿Qué es, cuándo se realiza en México y qué tiendas participan?

¿Alguna vez has pensado en comprarte un auto, una casa o seguir estudiando, pero no tienes el dinero a tu alcance? Un préstamo podría sacarte del apuro; sin embargo, para cubrir este tipo de necesidades existen préstamos con reglas específicas como es el caso de los hipotecarios y automotrices, pero ¿qué pasa si solo estás buscando liquidar una deuda? Pues recurres a un préstamo personal.

Los préstamos o créditos personales son ofrecidos por entidades financieras quienes te otorgan una cantidad de dinero determinada a cambio del compromiso de pagar dicha cantidad, además de los intereses que se hayan generado.

Ahora te preguntarás ¿cuál es la diferencia entre un préstamo y una tarjeta de crédito? Bueno, mientras el de la tarjeta es revolvente, es decir, puedes volver a usar la línea de crédito que vas liberando, un préstamo personal no.

Este es un crédito simple, es decir, que vas haciendo pagos mes tras mes con una amortización hasta que lo liquides, y una vez que termina, debes iniciar un nuevo trámite para obtener otro crédito.

¿Cómo elegir un préstamo?
Obtener un préstamo parece una buena idea, pues significaría tener liquidez inmediata. Sin embargo, los préstamos personales no deben tomarse como una fuente de ingreso, ya que no lo son.

Esta opción únicamente es conveniente en el caso de que el objetivo del préstamo sea saldar otras deudas pendientes y que al hacerlo tengas ventajas como disminuir el plazo original, mejorar las tasas de interés e incluso disminuir los pagos mensuales requeridos. Sin embargo, por lo general no es recomendable pagar una deuda recurriendo a un nuevo endeudamiento. Por esto mismo, te sugerimos evitar caer en aquellos anuncios que se aprovechan de la desesperación prometiendo créditos inmediatos y fáciles de obtener.

Antes de solicitar uno considera hacerte las siguientes preguntas:

¿Para qué quiero ese dinero?
¿Es urgente o puede esperar?
¿Cuánto voy a pagar por el préstamo en total?
¿Puedo pagarlo?
También es una buena idea comparar los préstamos de diferentes entidades financieras, revisa:

Requisitos
Tasa de interés
Plazos
Formas de pago
Penalidades por pronto pago
¿Cuándo me conviene pedir uno?
Aunque en muchos casos puede parecer urgente y necesario conseguir un préstamo, no siempre es así. En Coru, te compartimos algunas situaciones en las que solicitar un préstamo sí puede hacer la diferencia:

Reparaciones en casa que no pueden esperar
Toma en cuenta que entre más tiempo dejes pasar, la reparación puede ser más costosa.

Aprovechar una oferta
Si ves un artículo que estabas por comprar con un súper descuento que sabes que no se va a repetir en mucho tiempo, y además, en un mes tienes el dinero de nuevo, ¡hazlo!

Para enfrentar una emergencia médica
Puede ser una cirugía de emergencia, un accidente o una enfermedad cuyos medicamentos son muy caros. Incluso la salud de tu mascota.

Inversión en tu negocio
Por fin de año, pudiera ser que uno de tus proveedores te ofrezca una excelente promoción por tiempo limitado. ¡Piensa a futuro y aprovéchala!

Consejos para liquidar tu préstamo
Si solicitaste un préstamo, lo mejor para tu historial crediticio y tus finanzas es pagarlo tan pronto como puedas. Por eso, considera los siguientes puntos para que lo liquides lo más pronto posible.

Identifica tu capacidad de pago
La capacidad de pago es la cantidad de dinero real del que dispones cada mes para pagar tus deudas ya habiendo restado tus gastos fijos. Puedes saber cuál es tu capacidad de pago con la siguiente fórmula:
Ingresos – Gastos Fijos = Ingresos netos x 40% = Capacidad de pago
Disminuye tus gastos
Elimina los gastos innecesarios, o gastos hormiga, como TV de cable, servicios de streaming, membresías de gimnasio, entre otros, pues todo aquello que gastas en cosas que no te generan valor, lo puedes utilizar para incrementar tu capacidad de pago.
Paga más del mínimo
Ahorra intereses y liquida tu deuda mucho antes realizando pagos superiores al mínimo. Incluso puedes realizar pagos extraordinarios para liquidarla más rápido. Algunas instituciones te permiten realizar pagos adicionales sin recibir penalizaciones o cargos adicionales por pagos adelantados.

Fuente

Compartir

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0